¿Cómo maridar queso y vino? La guía definitiva para hacerlo como un experto

¿Quieres aprender a maridar queso y vino como un experto? Sigue leyendo y aprende trucos y consejos para sorprender a tus invitados en el próximo evento o comida que organices en tu casa.

Antes de entrar en detalle, te aconsejamos que aprendas unas normas básicas de maridaje que te recomendamos que leas.

Lo segundo es que entiendas que existen muchas variedades y clases de queso, y no sólo eso, el queso gusta y mucho a la gente.

No se trata de un producto sin más, el queso es un alimento estrella en la cocina. 

En Francia está considerado un manjar, al igual que sucede en España. El queso no es un producto más, gusta mucho a la gente y debe saber combinarse, especialmente con el vino.

Por este motivo, te recomendamos que aprendas a diferenciar las clases de quesos que todo amante debe probar y conocer:

Una vez dicho esto comenzamos con la guía.

Maridar queso y vino: trucos y claves

Es cierto que para la mayoría de la gente el vino tinto es el compañero ideal del queso.

Sin embargo, el problema con el vino tinto es que su sabor pisa a la mayoría de los quesos, excepto a los más robustos, sobre todo si es de gran cuerpo como un reserva, un crianza o un gran reserva. 

Por esto es muy importante distinguir si el queso y el vino combinan entre sí.

Para ello, debemos conocer la estructura de cada uno. En este sentido, hay dos aspectos claves a tener en cuenta en el arte de maridar queso y vino; estas dos características son las siguientes:

  • Distinguir la edad del vino y del queso.
  • Establecer el cuerpo del vino y del queso; por ejemplo, no conviene elegir dos de ellos pesados.

Esta es la clave del maridaje de estos dos productos que bien combinados es un placer para todos los sentidos.

En caso de dudas, los expertos recomiendan escoger un vino de cuerpo ligero o medio, incluso un vino blanco, ya que así el vino no pisa el sabor del queso.

En otras palabras, que el cuerpo del vino nunca supere el cuerpo del queso. 

Otro consejo; para que un queso (sin importar su variedad) combine mejor con un vino tinto, busca uno que sea relativamente joven y duro, sin demasiada fuerza ni edad.

  • Vendido por : Vega de Tordín
    Añadir a lista de deseos
    Añadir a lista de deseos
  • Vendido por : Collados Quesería
    Añadir a lista de deseos
    Añadir a lista de deseos
  • Vendido por : Bodegas Cantalobos
    Añadir a lista de deseos
    Añadir a lista de deseos
  • 6,00 27,00 
    Vendido por : Pinna Fidelis
    Añadir a lista de deseos
    Añadir a lista de deseos

Cuerpo con cuerpo

La teoría del cuerpo con cuerpo se resume en la siguiente frase: «vino tinto con carne y vino blanco con pescado». Esto mismo sucede con el vino y el queso que significa emparejar vinos y quesos que no se pisen entre sí.

Puede ser que el tinto tenga más cuerpo que el queso, pero la idea es que no tape el sabor del queso.

El objetivo de un buen maridaje es emparejar vinos con cuerpo con platos con cuerpo. Lo mismo sucede con el queso y el vino.

¿Vino tinto o blanco?

El vino blanco está cerca de ser el maridaje perfecto para cualquier clase de queso. Por norma general, el blanco marida mejor que un vino tinto.

Dicho lo cual, siempre puedes emparejar un vino ligero, incluso tinto, con un queso más suave, y un vino dulce o fuerte con un queso más fuerte y maduro.

A modo resumen:

  • El vino blanco, los vinos fortificados y los tintos más ligeros son a menudo una combinación mucho mejor que un buen vino como un Rioja o un gran reserva. 
  • Los taninos del vino blanco y seco o un tinto ligero y medio combinarán bien con casi cualquier queso. 
  • Los blancos son más frescos y ácidos, lo que hacen que se adapten mejor a muchos quesos. Eso no quita que un tinto joven y sin demasiada fuerza ni edad encaja también en cualquier maridaje.

Tipos de quesos y vinos

Existen varias formas de clasificar los quesos, una de ellas es según su producción, es decir, según el origen del animal. Así, se distinguen cuatro grandes variedades que son las siguientes:

  • Vaca.
  • Oveja.
  • Cabra.
  • Burro.

Hay otras clasificaciones que tienen en cuenta el estilo, la textura y el sabor. Los quesos azules son un ejemplo, ¿sabías que existen hasta 38 tipologías de este queso con ese color tan curioso?

Pero hay más clasificaciones a tener en cuenta que son las siguientes:

  • El tipo de ingredientes que se usen en la producción.
  • La cremosidad, es decir, la ternura y/o textura del queso.
  • Finalmente, la edad o envejecimiento del queso.

Consejos para maridar según el tipo de vino y queso

Una vez tenemos esto en cuenta es hora de saber emparejar los quesos y los vinos. A modo general os dejamos estos consejos:

  • El vino Oporto encaja con quesos azules tipo Stilton, un queso inglés de pasta azul.
  • El Camembert cremoso, el Brie u otros quesos blandos y madurados en la superficie combinan mucho mejor con el vino blanco.
  • El queso de cabra y un vino Sauvignon blanco son una combinación perfecta. No es casualidad que el Valle del Loira, sea también el hogar de algunos de los quesos de cabra más deliciosos que se puedan encontrar. Por supuesto, otras combinaciones manchegas como el queso de oveja Oncala o el azul de Valdeón combinan con tintos suaves de la D.O. Ribera del Duero tipo Pina Fidelis o algún D.O. Bierzo.
  • Combina vinos tintos con quesos fuertes y firmes. Es decir, los mejores quesos para maridar con el vino tinto son los más consistentes y duros: es decir, semiduros, firmes y curados. Así, un cabernet Sauvignon, un Merlot o un tempranillo son sólo algunos de los vinos tintos que combinan bien con quesos curados como un gouda, un cheddar, quesos de oveja manchegos y quesos similares de cabra u oveja.
  • Los quesos blandos y madurados en la superficie como un camembert cremoso, un Brie o similares combinan muy bien con el vino blanco, en especial, algún D.O. Albariño.
  • Para los quesos más jóvenes y ligeros, entre los que se pueden encontrar firmes o semifirmes, se puede combinar entre un vino blanco o un tinto muy ligero, tipo rosado.

Un consejo: si queréis subir el nivel del maridaje y evitar problemas de sabor es recomendable servir el vino y los quesos con una pequeña variedad y selección de frutos secos, pan o galletas para mitigar cualquier imperfección a la hora de saborear vino y queso. 

Finalmente, os recordamos que en el arte del maridaje, en especial, a la hora de maridar queso y vino no hay normas escritas y que muchas veces es algo subjetivo.

Es decir, que podéis experimentar sin miedo ya que muchas veces es cuestión de gustos y estilos. Nosotros os dejamos lo que dicen los expertos y sus recomendaciones básicas sobre el tema. ¡La elección es vuestra!

Esperamos haberos ayudado con esta guía a dominar el arte del maridaje del vino y del queso. Antes de irnos y aprovechando la cercanía de las fiestas de Navidad os invitamos a leer el siguiente artículo titulado elegir vino para las comidas de Navidades.

Si os ha gustado este post no dudéis en dejarnos un comentario o compartirlo en redes sociales.

  • Vendido por : Vega de Tordín
    Añadir a lista de deseos
    Añadir a lista de deseos
  • Vendido por : Collados Quesería
    Añadir a lista de deseos
    Añadir a lista de deseos
  • Vendido por : Bodegas Cantalobos
    Añadir a lista de deseos
    Añadir a lista de deseos
  • 6,00 27,00 
    Vendido por : Pinna Fidelis
    Añadir a lista de deseos
    Añadir a lista de deseos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.