Productos lácteos: descubre las diferencias entre quesos y derivados de la leche

La leche es un alimento que el ser humano lleva consumiendo desde la antigüedad. Aunque el consumo de leche es un tema muy debatido la gente sigue consumiendo leche en forma de productos lácteos como los yogures o los quesos, entre otros.

Pero, ¿cuántos productos lácteos existen y cuáles son las diferencias entre ellos? A continuación, te contamos las diferencias entre quesos y productos derivados de la leche como la mantequilla, así como sus beneficios y características.

Productos lácteos: ¿qué son y cuántos hay? 

Un producto lácteo es un alimento producido a partir de la leche de mamíferos. Por definición, la leche es un líquido rico en nutrientes que las hembras de los mamíferos producen para alimentar a sus crías.

Los tipos más consumidos proceden de vacas, ovejas y cabras. Los países occidentales son los que más consumen leche de vaca.

La leche se obtiene en granjas de procesados como lecherías, industrias lecheras o fábricas de productos lácteos.

Una ganadería o lechería es una clase de empresa agrícola o ganadera que produce leche a largo plazo, normalmente de vacas lecheras, pero también de cabras, ovejas e incluso camellos.

Esta leche puede ser procesada in situ o transportada a una fábrica de productos lácteos para su procesamiento y posterior venta al por menor. En estas empresas se producen los diferentes productos lácteos. 

Los productos lácteos son deliciosos y, además, son alimentos saludables con muchos beneficios nutricionales. Un vaso de leche de vaca, aproximadamente unos 250 ml., tiene la siguiente composición nutricional:

  • Calorías: 146.
  • Proteínas: 8 gramos.
  • Grasa: 8 gramos

Minerales como:

  • Potasio: 10%.
  • Selenio: 13%.
  • Calcio: 28%
  • Fósforo: 22%.

Y vitaminas como:

  • Riboflavina (B2): 26%.
  • Vitamina B12: 18%.
  • Vitamina D: 24%.

Los porcentajes incluidos se refieren a la cantidad diaria recomendada o CDR por la OMS (Organización Mundial de la Salud).

Al margen de la leche y sus ventajas que como hemos visto son muchas existen mucha gente que solo se limita a consumir unos pocos productos lácteos diferentes.

A continuación, te contamos cuáles son los productos lácteos más conocidos y otros que igual no sabes ni que existían.

Muchos productos elaborados con leche son muy fáciles de identificar y posiblemente los consumas en tu dieta diaria en mayor medida a menos que seas vegano. Los quesos, las mantequillas, los yogures y los helados son claros ejemplos. 

La mayoría de estos productos lácteos conservan en mayor o menor medida el color de la leche, a menos que estén aromatizados con ingredientes que cambien su tonalidad, como el chocolate en el helado o las bacterias en algunos quesos azules como el de Cabrales.

Pero hay más productos lácteos como los kefires, el ghee, la leche condensada, la nata, los sueros, la caseína (principal proteína de la leche que se usa como ingrediente en productos de alimentación, pinturas u otros usos).

Incluso existen derivados como el amasi, una leche fermentada que sabe a requesón o a yogur natural y es muy popular en Sudáfrica.

Otro ejemplo es el basundi, un dulce indio que es, básicamente, leche condensada azucarada que se hace hirviendo la leche a fuego lento hasta que se reduce a la mitad.

Y hay muchos productos lácteos en el mundo, nombres como el borhani, el yogur bulgaro o el Cacık, (un plato turco de yogur sazonado), entre otros, no son tan conocidos para el gran público, pero existe todo un mundo ahí fuera.

Clasificación y variedades de los diferentes productos y derivados de la leche

Estos productos lácteos se pueden clasificar de la siguiente forma:

  • Leche fermentada. Esta leche se usa para producir otros productos lácteos. El kefir, los yogures y postres extranjeros como los laban, erego o tarag usan leche fermentada para realizarse.
  • Quesos. Se conocen más de 2.000 variedades de quesos diferentes en el mundo. Este postre gusta mucho al ser humano y en algunos países como Francia o España el consumo de quesos es una especie de religión. 
  • Leche líquida. La leche líquida es un producto fresco directamente obtenido del animal y es el alimento o producto lácteo más consumido y comercializado en el mundo. Entre los alimentos que se obtienen de la leche existen variedades como la leche desnatada, la pasteurizada o la leche reconstituida.
  • Mantequillas y la leche condensada son otras variedades, pero también hay leches en polvo, nata y leches evaporadas. 

Características de los productos lácteos: diferencias entre quesos

Quesos industriales

Primero distinguiremos entre quesos industriales y de verdad. Los quesos industriales son aquellos quesos que usan productos lácteos de forma parcial mezclados con otros productos.

Por ejemplo, el queso fundido, es un queso industrial elaborado con queso y otros ingredientes y subproductos lácteos, pero no significa que sea queso de verdad.

No obstante, es un producto lácteo ya que utiliza leche, aunque sea en una pequeña o mayor porción. 

Este tipo de quesos pueden incluir productos como el aceite vegetal (de palma), sal, azúcar y colorantes alimentarios y otros ingredientes. El queso fundido se produce rápidamente a granel y es un producto mucho más barato que el queso de verdad.

Existen más quesos industriales, pero el fundido es el caso más claro. Además de los quesos industriales tenemos los digamos «quesos de verdad».

Estos quesos se distinguen de los industriales en que son más puros ya que no contienen otros ingredientes que no sean leche y derivados. El proceso de fabricación puede ser artesanal o industrial, pero no suelen contener aceites vegetales.

Queso de verdad

Y es que algunos quesos tardan meses en madurar y son caros de producir, lo que supone unos costes más elevados que los del queso fundido en masa.

La calidad se nota tanto en el sabor como en el resultado final. Un ejemplo es el queso de Cabrales que tarda en torno a unos 5 o 6 meses en secar o madurar en cuevas de caliza en las montañas de Asturias.

La fabricación del queso se caracteriza por su mayor o menor contenido en humedad. Un mayor contenido de humedad da como resultado un queso más blando, en cambio, un menor contenido de humedad da como resultado un queso más duro.

Se dan casos de que existen ciertos tipos de queso que se elaboran recién hechos y se consumen ese mismo día, mientras que otras veces los quesos se dejan envejecer durante largos periodos de tiempo como meses o o años.

El queso es como el vino, a mayor tiempo de envejecimiento mejores sabores y olor tendrá.

Finalmente, comentar que las diferentes clases de queso se diferencian entre sí mediante una serie de características como el tipo de animal del que se obtiene (leche, vaca u oveja) y pasto natural donde se alimenta el animal.

Esto se debe a que el entorno natural crea un determinado tipo de sabor para el queso utilizado, por lo que hay diferencias de sabor y de estilo incluso entre diferentes quesos de un mismo país o región.

Evidentemente, los quesos de Asturias saben diferentes a los de Galicia o Andalucía, por poner un par de ejemplos.

Por no comentar, las diferencias que pueda haber entre los italianos, los franceses y los alemanes.

Sustitución de la leche, trucos y consejos

Comentar un problema muy común últimamente, y es que existe mucha gente que tiene alergias o intoleracia a la lactosa. Hay formas de evitarlo y no solo dejando de consumir los lácteos en general. A continuación, te damos un par de consejos.

  1. Lo primero que debes saber es que si quieres evitar los lácteos, también es importante que tengas cuidado con otros alimentos que tienen leche como el puré de patatas y los donuts.
  2. Cualquier plato cubierto de queso está hecho con leche, recetas como la lasaña lleva quesos mozzarella y parmesano por encima. Otros ejemplos, son los macarrones con queso y cualquier plato hecho con mantequilla y leche.
  3. El puré de patatas suele hacerse con mantequilla, e incluso algunas carnes procesadas contienen productos lácteos encubiertos.
  4. En los postres y helados también sucede algo parecido, cualquier postre cubierto de nata montada contiene leche, y lo mismo pasa con los caramelos como el toffee ya que contiene mantequilla.
  5. El chocolate suele contener leche, a menos que sea negro. También es habitual que los productos horneados contengan leche y mantequilla. Tienes soluciones en forma de leche de soja, leche de almendras o la leche de arroz, entre otras.

Y con estos trucos y consejos acabamos este artículo de los productos lácteos, cuántos son, cuáles son sus beneficios y diferencias. Esperamos que os haya gustado y en caso de que os interese no dudéis en compartirlo en redes sociales.

Nos vemos la siguiente semana con más artículos de gastronomía saludable en nuestro blog gourmet.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *