Conservas vegetales; beneficios y tipos. ¿Qué tan buenas son?

Cuando se habla de conservas la mayoría de la gente, piensa en conservas de carne y pescado, pero también existe un mercado de conservas vegetales. Por ello, hoy nos vamos a centrar en las conservas vegetales; beneficios y tipos.

Si quieres saber qué tipo de vegetales se pueden conservar, así cómo funciona este proceso de manipulación de los alimentos, sus ventajas y características como el tiempo de envasado o fecha de caducidad, sigue leyendo.

¿Qué es una conserva?

Las conservas se conocen como los diferentes procesos de manipulación por los que pasan los alimentos para guardarlos durante más tiempo y evitar su deterioro.

Estos procesos pueden ser envasados y enlatados, en función del tipo de alimento, el tiempo que lo queramos conservar y el tipo de envase que usemos.

Las conservas pueden englobar cualquier tipo de alimento, desde pescado, carne hasta, por supuesto, vegetales y hortalizas que es en lo que nos vamos a centrar en el artículo de hoy.

Para realizar las conservas es necesario evitar el crecimiento y la aparición de microorganismos, levaduras y hongos que participan en el proceso de maduración de los vegetales.

Además, también es necesario disminuir las grasas y su oxidación para evitar el enranciamiento.

Para ello, se pueden usar diferentes procesos que ayudan a inhibir la decoloración de los alimentos y determinadas reacciones enzimáticas al cortar la fruta u hortaliza.

Conservas vegetales beneficios y tipos

Los procesos por los que pasan las conservas son, básicamente, técnicas de conservación de los alimentos.

Estás técnicas incluyen la cocción para su realización como las compotas y mermeladas, así como envasado en tarros de cristal o de metal y el azucarado.

La cocción ayuda a minimizar la humedad, así como erradica la aparición de hongos y bacterias. En cambio, el azucarado evita que estos microorganismos crezcan de nuevo.

Al mismo tiempo, el envasado y cierre hermético evitan la descomposición de los alimentos. Esto es ideal para su almacenamiento, consumo y venta en restauración y cafeterías.

Todo esto hace que las conservas vegetales se clasifiquen de la siguiente forma:

  • Cocción como las mermeladas y los tomates.
  • Envasado o enlatado al vacío. El proceso de envasado al vacío retira el aire del interior del envase y hace que el alimento introducido o enlatado dure más tiempo. Es decir, aumenta la fecha de caducidad de las conservas.
  • Conservas vegetales que se envasen como los encurtidos, las aceitunas y otros alimentos como los tomates.
  • Concentrado de azúcar. La incorporación de azúcar a los preparados de frutas evita la oxidación de la fruta al evitar el contacto con el oxígeno del aire. Así, se usa en frutas, mermeladas y en botellas para preservar los preparados más tiempo. El azúcar se puede combinar con almíbar para frutas como melocotones o piñas.
  • Encurtidos. Consiste en colocar vegetales tipo pepinos, aceitunas y alcaparras en un lugar con una concentración hostil para los microorganismos encargados de estropear estos vegetales. Así, se usa sal en agua y vinagre en una disolución dentro de un envase de vidrio que evita que se estropeen y hace que se puedan almacenar durante mucho más tiempo.
  • Secado o deshidratado. Se trata de una de las formas más antiguas usadas para conservar los alimentos. Básicamente, se usan en carnes, frutas y vegetales. Antes se hacía colocando los alimentos al sol para que estos se evaporasen. Hoy en día se hace de forma industrial con máquinas que retiran el agua de un alimento. También se puede aplicar calor o liofilización. Un ejemplo, son las conservas de higos y vegetales deshidratados como la uva, la lechuga o los pimientos.
  • Conservación por medios químicos. El uso de sustancias químicas como los nitratos, nitritos o el ácido acético ayudan a preservar los alimentos y que estos se dañen. Son aditivos químicos, pero deben ser usados con moderación ya que en altas concentraciones, algunos de ellos, pueden ser perjudiciales para la salud.

Características y beneficios de las conservas vegetales

Una vez que sabemos las clases de conservas vegetales que existen es hora de hablar de sus propiedades, características y ventajas.

¿Son las verduras enlatadas y congeladas tan saludables como las verduras frescas? ¿Existe alguna diferencia entre los distintos tipos de verduras?

Está claro y todo el mundo está de acuerdo en que no hay nada más sano y nutritivo que una verdura fresca de nuestra huerta (si tenemos la suerte de tener una), o comprada en el mercado o supermercado.

Sin embargo, los productos frescos de las grandes superficies no siempre son tan frescos como podemos pensar.

En muchas ocasiones, muchas de las frutas y hortalizas que consumimos han sido almacenados en cámaras frigoríficas durante un tiempo.

También puede pasar que pasen días desde el momento en que se recolecta la fruta hasta que llega a las estanterías de las tiendas y supermercados.

Esto se debe a que las frutas y vegetales deben ir en camión o en barco, por lo que no es nada extraño que, en ocasiones, pueda pasar varios días hasta su consumo.

A medida que pasa el tiempo los vegetales pierden nutrientes, por lo que a veces los alimentos frescos no siempre son la mejor opción para su consumo.

Esto hace que este tipo de conservas sean ideales para consumidores que buscan rapidez y consumo inmediato.

También es apto para profesionales, proveedores y lugares de venta como cafeterías y restauración que necesitan alimentos de calidad preparados y que se conserven durante mucho timpo.

Por otro lado, las conservas vegetales tipo encurtidos se pueden usar como acompañamiento en forma de plato o tapa en el sector HORECA

Ventajas de las conservas vegetales

Los beneficios de las conservas vegetales se pueden resumir de la siguiente forma:

  • Productos baratos y de calidad.
  • Alimentos conservados durante mucho tiempo, en ocasiones, años o meses.
  • Gran variedad de frutas y vegales.
  • Comodidad y seguridad de consumo.
  • Ahorro de tiempo y dinero.
  • Aptas para consumo en forma de tapa y como acompañamiento.
  • Ideales para el sector HORECA, especialmente, cafeterías y bares.
  • Conservación de propiedades y nutrientes.

Lo normal es que tanto las verduras enlatadas se procesen y se conserven a las pocas horas de ser cosechadas

Esto ayuda a preservar los nutrientes, por lo que las verduras congeladas y enlatadas a menudo pueden ser más saludables que las frescas.

Además, suelen recogerse y procesarse en el momento exacto de su madurez.

En cambio, los productos frescos de la tienda de comestibles pueden haber sido recolectados en una etapa no tan madura, antes de que hayan desarrollado completamente sus vitaminas y minerales.

En otras palabras, las verduras envasadas y enlatadas pueden ser igual de nutritivas que la fruta comprada en el supermercado, pero el procesamiento de la misma marca la diferencia en el sabor y tacto.

Otra ventaja de las conservas vegetales es su seguridad y manipulación.

Esto hace que se puedan tomar al momento ya que han pasado por un proceso de manipulación, desinfección y tratamiento que hace que se puedan consumir con confianza.

Esto ayuda a ahorrar tiempo y dinero al consumidor, y más si este es proveedor y necesita un producto fresco y para servir al momento como una cafetería.

Otro punto positivo es la gran gama de conservas vegetales que existen, desde los guisantes, habas, espárragos, frutas como las naranjas, fresas y frutas del bosque en forma de mermeladas, miel, o encurtidos como los pepinillos y alcaparras o las aceitunas.

De esta forma, se pueden encontrar conservas de toda clase de vegetales y hortalizas, así como de todo tipo de paquetes y envases tipo briks, latas y botes de plástico o cristal.

Además, muchos de los nutrientes de las verduras enlatadas se mantienen en el líquido. Si quitas las verduras enlatadas y las escurres, te estás perdiendo muchos de los nutrientes.

Conservas vegetales premium o delicatessen

Los alimentos enlatados pueden ser tan nutritivos como los alimentos frescos y congelados porque el enlatado conserva muchos nutrientes.

La cantidad de minerales, vitaminas solubles en grasa, proteínas, grasas y carbohidratos permanecen relativamente inalterados por el proceso de enlatado.

Si a todo ello, le añadimos que en el caso de las conservas vegetales delicatessen se usan alimentos caseros y de calidad el resultado es un producto gastronómico que dura mucho tiempo y que podemos guardar en nuestra alacena para consumir cuándo y cómo queramos. 

Otro tema es el económico, las conservas pueden ser más baratas que las frutas frescas, en especial, si las compramos fuera de temporada, por lo que el ahorro es mayor.

Antes mencionamos el tema de la seguridad, pero no debemos olvidar este aspecto, especialmente ahora con el tema del coronavirus ya que los alimentos envasados son opción segura y totalmente válida para evitar focos de infección al consumir alimentos seguros.

Finalmente, no podemos obviar que ni el sabor ni la frescura de las conservas no será la misma que la de una hortaliza recién cogida de la huerta, pero las conservas vegetales son una muy buena opción por precio, características y ventajas. 

Por ello, en ClubDelicatessen tenemos una sección de aceitunas, encurtidos y alimentos vegetales en conserva que harán las delicias de los amantes de la buena cocina saludable así como cubrir una parte muy necesaria del canal HORECA.

Así que, si buscas comer de forma saludable y no quieres gastar mucho dinero ni invertir mucho tiempo preparando o cocinando los alimentos, las conservas vegetales son una opción ideal para consumir la ración diaria necesaria de frutas y hortalizas. 

Esperamos que con este artículo titulado, conservas vegetales; beneficios y tipos, os hayamos aclarado cómo de buenos son estos alimentos.