Comidas gourmet compartidas o eat with me: ¿por qué está de moda?

No todas las comidas son iguales, unas saben mejor que otras, pero compartidas saben a gloria. Si te hablamos de comidas gourmet compartidas o eat with me, igual no te suenan mucho, pero y si te decimos que está de moda y cada vez se práctica más.

Y aunque la llegada de la pandemia ha paralizado parcialmente esta tendencia, no es menos cierto que comer acompañado es una experiencia que no vamos a dejar de practicar.

Distancias de seguridad aparte muchos comensales se han anotado a esta moda y mientras la pandemia exista lo han solucionado gracias a internet.

Así, de igual forma que existen las catas online, también hay comidas compartidas online. Es decir, gente que se reúne a comer y que tienen un dispositivo con pantalla para ver y compartir experiencias mientras comen.

Eso sí, al principio estas comidas y experiencias no eran digitales. Te contamos el origen de las comidas gourmet compartidas.

¿Qué son las comidas gourmet compartidas?

En 2010 una estudiante de Letonia llamada Liisa Vurma desarrolló una red social llamada Eat with me (Come conmigo). El objetivo de esta red social era un proyecto universitario para la Universidad de Melbourne.

La experiencia primordial de esta red social era publicar comidas en internet para invitar y comer junto a otros amantes de la cocina. Esta tendencia comenzó a crecer y derivó en experiencias gastronómicas de nivel.

Es decir, lo que en un primer momento eran comidas entre amigos o cocinillas con recetas normales y poco complicadas comenzó a subir de nivel y a unir a cocineros, chefs y gourmets profesionales.

A partir de ese momento se desarrollaron programas de televisión lo que le dio más fama a este tipo de reuniones. Programas parecidos comenzaron a surgir como «Ven a cenar conmigo», una copia española del programa de Reino Unido «Come dine with me» o Ven a cenar conmigo.

El formato de estos programas era reunir a varios invitados que cocinaban cada día en una casa diferente. Después se votaban entre ellos y el que más votos reuniera ganaba un premio en metálico.

Estos programas tuvieron y siguen teniendo mucho éxito de audiencia y comenzaron a tener su edición gourmet. Lejos de quedarse en las pantallas este formato gastronómico mantiene su auge a pesar de la pandemia. 

La diferencia de las versiones gourmet es invitar a personas muy importantes o VIP como actores y famosos. Otra forma es invitar a cocineros famosos, expertos cocinillas o gente que sabe cocinar muy bien como nuestras abuelas para aprender de ellos nuevos platos y recetas.

En todo caso, la idea de las comidas gourmet compartidas es reunirse para comer productos gourmet o recetas preparadas por los restaurantes y cocineros más prestigiosos.

Ventajas de comer con gente

En muchos países como España comer es mucho más que digerir alimentos. Las comidas y reuniones son eventos sociales en el que congeniamos y disfrutamos del aspecto social y buena compañía de la gente de nuestro alrededor.

Diversos estudios demuestran los beneficios de comer acompañados. Entre ellos se encuentran los siguientes:

  • Los menores aumentan sus notas y rendimiento académico si comen en familia. 
  • Compartir mantel es un ritual que mejora nuestra felicidad. 
  • Los vínculos sociales de comer acompañados son difíciles de sustituir en otros entornos.
  • La alimentación compartida es más rica y saludable que si lo hacemos en pareja o para nosotros mismos. El invididualismo y el ritmo frenético de nuestra sociedad hacen que pasemos poco tiempo en la cocina y optemos por comidas poco saludables como preparados y congelados.
  • Al comer acompañados tenemos acceso a más recetas y valoramos más texturas y sabores. 
  • Se comen más cantidades adecuadas a nuestras necesidades. La gente a nuestro alrededor nos pregunta y se preocupa por nuestra comida. Así, algunos comensales tímidos con ciertas comidas aumentan sus raciones y están más dispuestos a comer platos que no les gustan tanto.
  • El lugar de comida es un buen lugar para comenzar a educar a los niños y niñas. 
  • La educación nutricional mejora.

En resumen, los puntos positivos de comer acompañados bien sea con nuestros familiares, pareja o amigos son demasiados como para no tenerlos en cuenta. Sin duda, una vez la sociedad vuelva a la antigua normalidad la gente seguirá comiendo y reuniéndose en torno a una mesa. 

Esperamos que esto sea más pronto que tarde, pero mientras tanto tendremos que tener paciencia y respetar las normas de las Autoridades. Como siempre os invitamos a visitar nuestro blog gastronómico con las mejores noticias y recetas del gourmet

Si os ha gustado este post, no dudéis en compartirlo o bien en dejarnos un «me gusta» o un comentario en redes sociales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.