¿Compras colaborativas o consumo colaborativo?, ¿Son lo mismo?

¿Compras colaborativas o consumo colaborativo?, ¿Es lo mismo?, ¿Qué significan ambos conceptos?

Hoy te vamos a hablar de consumo colaborativo de alimentos, un nuevo enfoque a la hora de consumir productos, en este caso, gastronómicos.

Compras colaborativas, ¿Qué significa?

La llegada de internet ha posibilitado la comunicación entre gente de distintos lugares a través de la tecnología y las redes sociales. Esta comunicación digital no solo permite conectar a particulares entre sí, también une empresas.

Los negocios también se ven beneficiados mediante este nuevo enfoque a la hora de adquirir productos que permite las compras colaborativas.

Las compras colaborativas entre consumidores y proveedores permiten que los primeros adquieran bienes de primera necesidad como los alimentos a productores.

Las compras colaborativas consisten en la unión de dos o más consumidores a la hora de solicitar un producto a una plataforma o tienda digital.

Este envío conjunto permite un ahorro en los costes de envío, pero también ganamos tiempo y dinero ya que los pedidos se gestionan desde un único punto.

Esto además de permitir traer productos de proveedores de puntos lejanos, también permite minimizar los gastos de envío en diferentes pedidos al realizar uno solo. 

Por ejemplo, las compras entre varios usuarios de un mismo producto en una tienda online permite comprar y ahorrar el coste que supone el transporte.

Consumo colaborativo, ¿qué es?

El concepto de compras colaborativas se engloba dentro de otro término como es la economía social o consumo colaborativo.

El consumo colaborativo es un sistema interdependiente de interacción entre iguales en el que se benefician dos partes. Estas partes, pueden ser desde particulares, empresas o ambos casos.

Además, esta interacción entre partes es aplicable a todo tipo de productos, bienes y servicios.

El modelo de colaboración es un modelo en el que los consumidores son con mucha mayor frecuencia productores o proveedores también, aunque en pequeña escala, y los individuos cooperan para atender las necesidades de una comunidad determinada.

Diferencias entre consumo colaborativo y compras colaborativas

Las compras colaborativas permiten que varios usuarios se unan a la hora de realizar pedidos de cualquier tipo de productos.

En cambio, el consumo colaborativo deja hacer alianzas a la hora de adquirir bienes y servicios.

Un ejemplo de este tipo de servicios es Airbnb, Gloveler o Blablacar. Los dos primeros son para bienes materiales que permite el alquiler de igual a igual de casas, pisos o habitaciones.

Blablacar, en cambio, fomenta los viajes compartidos al permitir llevar a más gente en uno o varios viajes con tu coche mediante el uso de una aplicación que interconecta a los viajeros.

El cambio cultural en el consumo en colaboración es de una economía capitalista de consumo basada en productores, vendedores y proveedores activos por un lado y consumidores por otro.

Este consumo colaborativo ayuda al uso y la distribución eficientes de los recursos, más que en la propiedad privada.

Otros ejemplos y elementos del modelo de colaboración incluyen el trueque, el intercambio, la donación, el préstamo y el arrendamiento o alquiler.

En el caso de la economía o consumo colaborativo de alimentos permite ahorrar dinero al compartir los gastos de envío entre varias personas.

Otras plataformas ponen los gastos de envío a coste cero para facilitar los pedidos entre consumidores, eso sí, hay que hacer un pedido mínimo de una determinada cantidad.

Por ello, en Clubdelicatessen os ofrecemos los gastos de envío gratis para que podáis comprar productos gourmet y delicatessen al mejor precio entre varios.

¡Nunca comprar fue tan barato, fácil y sencillo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.