Gachas manchegas originales: ¿qué son y cuál es su forma artesanal?

¿Te gustan las gachas de avena? Hoy te vamos a hablar de las gachas manchegas originales y cómo se preparan.

Las gachas son un plato básico consumido en todo el mundo, en Reino Unido se conocen por el nombre porridge y en otros países tienen otros nombres como aroskaldo en Filipinas, polenta o grits en EE.UU., o atole en México, por poner un par de ejemplos.

Las gachas de avena son uno de los tipos más comunes de gachas, pero hay múltiples versiones, una de las más ricas y menos conocidas son las gachas manchegas de las cuales os vamos a hablar a continuación.

¿Qué son las gachas y cuántas variedades existen?

El primer diccionario de la Real Academia Española o RAE afirma que las gachas son:

«un género de comida compuesto de harina y miel, suelto con agua, y cocido al fuego». 

En el caso de las gachas son un plato típico que se consume en la parte centro y sur de España, principalmente. De entre estas zonas, las más famosas y tradicionales son las clásicas gachas manchegas.

Los ingredientes de las gachas son los siguientes:

  • Harina.
  • Agua.
  • Aceite de oliva.
  • Ajo.
  • Pimentón.
  • Sal.

Sin embargo, sus ingredientes, sabor y consistencia dependen de donde se consuman. Por ejemplo, en Andalucía son más clásicas las gachas dulces, una versión edulcorada de este plato que se sirve como postre.

Para ellas se suelen usar harina, agua, aceite de oliva y se añade azúcar para sustituir el sabor salado de la sal y el ajo. De igual forma que cambia su sabor, también lo hace su consistencia.

Gachas manchegas tradicionales; ¿cómo es su receta?

Así, las gachas manchegas son más sólidas que otras versiones de gachas. De hecho, nos vamos a centrar en la receta original de este plato tan antiguo que se hace referencia del mismo en la obra clásica de El Quijote.

Este plato en forma de papilla es una receta de origen humilde y rural que se consume en Castilla La Mancha, en especial, en su región llamada La Mancha que engloba las provincias de Albacete, Ciudad Real, Toledo y Cuenca.

Castilla- La Mancha, gran riqueza gastronómica

Esta vasta superficie de alrededor de unos 30.000 kilómetros tiene un riqueza cultural y gastronómica enorme. En 2014, las  provincias de Cuenca y Albacete, eran con diferencia, los mayores productores de ajo de España y Europa, una situación que todavía se mantiene hoy en día.

  • Otro producto típico de la región es el azafrán, del cual el 97 por ciento que se produce en España procede de Castilla-La Mancha.
  • Además, la trufa negra se produce en zonas de las provincias de Guadalajara, Cuenca y Albacete.

Las gachas manchegas tienen origen rural ya que eran preparadas antiguamente por pastores y agricultores. La receta clásica ha sobrevivido hasta hoy en día y su forma tradicional es comerla en una olla o pote gigante en cucharas entre varios (o como se suele decir, cucharada y paso atrás).

Ingredientes de las gachas manchegas

El aspecto de estas gachas es una especie de papilla y sus principales ingredientes son los siguientes:

  • Harina de almorta, una planta parecida a los guisantes. La almorta es una planta típica de la zona, su nombre científico es Lathyrus sativus, aunque se conoce por otros nombres como chicharo, guija, pito o muela. Pertenece a la familia de las leguminosas y su consumo estuvo prohibido en España hasta el año 1967 ya que se pensaba que era tóxica.
  • Ajos. La Comunidad de Castilla-La Mancha es líder en Europa en producción de ajos, principalmente, en las zonas de La Mancha Baja de Cuenca y en Albacete.
  • Pimentón.
  • Aceite de oliva virgen extra o AOVE para fritura y sal a gusto.
  • Panceta o bacón de cerdo.

Las gachas manchegas o gachas de almorta varían en cada zona de La Mancha. Lo normal es que se coma en los meses fríos del invierno al prepararse caliente.

La forma tradicional de consumo es directamente desde la sartén o pote en el que se prepara untando con un trozo de pan o usando una cuchara.

Las gachas manchegas son un plato tradicional y muy difícil de conseguir fuera de Castilla-La Mancha, especialmente en su forma pura.

Muchas versiones comerciales se mezclan con harina de trigo por antigua prohibición de la almorta, permitida y totalmente válida hoy en día.

Afortunadamente, existe una buena forma de comer las auténticas gachas manchegas con nuestra receta tradicional y en formato para llevar gracias al buen hacer de la cocina del restaurante “Cenador de las Monjas«.

Esta receta incluye ingredientes tradicionales elegidos cuidadosamente entre los que se encuentran productos de la zona como son:

  • Harina de almortas de La Mancha.
  • Aceite de oliva virgen extra de los Montes de Toledo.
  • Pimentón de la Vera (Cáceres).
  • Ajo de las Pedroñeras (Cuenca).
  • Sal y orégano.

Otras versiones regionales de las gachas

Las gachas serranas de Cuenca son una variante local, que suele servirse con setas y patatas y se conocen por el nombre de zaragullos.

En otras zonas como la Serranía, también se preparan con cerdo, pero con otra parte, en concreto, el hígado de cerdo guisado y escabechado que se incorpora a las gachas en el momento de echar el agua.

Otros posibles acompañamientos son los chiles picantes o los pepinos pequeños en vinagre.

Otra versión cercana a las manchegas son las gachas murcianas que se hacen con pimienta negra, clavo y comino.

Y con estas versiones acabamos este artículo dedicado por entero a las gachas y sus diferentes versiones, en concreto, las manchegas. Esperamos que os haya gustado y hayáis descubierto algún aspecto desconocido. 

Si lo deseáis podéis compartir este post en redes sociales o bien dejarnos un comentario. Finalmente, os recordamos que cada semana actualizamos nuestra sección del Rincón del gourmet con las noticias y artículos más interesantes del sector.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *